Las evidencias señalan que el riesgo de contagio en las aulas es muy bajo. Sin embargo, las escuelas en algunos casos continúan cerradas y la situación en gran parte del país no se regulariza. Esto genera un enorme daño a los alumnos pobres por la limitada disponibilidad de computadoras en sus casas.